“Se anda sin sentir y la Naturaleza se toma las molestias de desenvolverse ante los ojos”

JULIO VERNE

HISTORIA DE LA AEROSTACIÓN

ESOS PEQUEÑOS COMIENZOS

La historia de la aerostación se inicia en la segunda mitad del siglo XVIII, en Francia, con los experimentos de los hermanos Montgolfier, Joseph y Etienne.

A finales de 1782, Joseph, viendo salir humo de la chimenea de su casa, en Annonay, pensó que “aquello”, encerrado en una bolsa, también ascendería.

Después de algunas pruebas, el 15 de junio de 1783, aprovechando que gran cantidad de políticos asistían a una reunión en Annonay, mostraron como un gran saco de seda y papel lleno de aire caliente, producido por una hoguera de paja y lana, se elevaba en aire hasta los 2000 metros de altura.

El 19 de septiembre del año siguiente, la demostración ya fue en Versalles y ante el rey Luis XIV, con la novedad de colgar una cesta al globo, en la que introdujeron una oveja, un pato y un gallo. La prueba fue un éxito.

Poco tiempo después, el físico Charles, elevo otro globo, pero este lleno de un gas recientemente descubierto: el hidrogeno.

En octubre de 1783, el físico Pilarte de Rocier, asciende en globo amarrado a tierra y el 21 de noviembre del mismo año, alas 13.54 horas, el mismo Rocier, acompañado por el marques de Arlandes, realizaron el primer vuelo del ser humano en un globo de aire caliente. Ascendieron hasta 1000 metros y, tras 25 minutos de vuelo, aterrizaron a 12 kilómetros de Paris, de donde habían despegado.

Durante el siglo XIX y principios del XX, los globos de gas fueron los más utilizados. Llegaron a controlarse en vuelo (dirigible) y transportar pasajeros, pero el éxito en el desarrollo de los aerodinos con motor, junto con los avances tecnológico de la época fue relegando a los aeróstatos.

INICIOS EN ESPAÑA

La primera experiencia de aerostación en España la protagonizo Agustín de Berthancourt el día 29 de noviembre de 1783, elevando un globo en presencia del rey Carlos III.

El primer vuelo en globo tripulado en nuestro país, según el historiador Jesús Maria Salas Larrazábal, lo realizaron en Aranjuez los Italianos Barletty y Braschi, el 16 de junio de 1792, aunque las ascensiones mas populares fueron las protagonizadas por Vicenzo Lunardi durante ese mismo año y los siguientes, con globo de gas.

En la segunda mitad del siglo XIX, se desarrolla la aerostación como espectáculo y son muchas las exhibiciones que se hacen por toda España.

El 1884, el rey Alfonso XII proyecta el servicio militar de Aerostación y, en 1896, el comandante Pedro Vives se encarga de desarrollar este servicio, dando con ello un impulso a la aerostación nacional.

Como deporte, la aerostación en España surge por iniciativa del asturiano Jesús Fernández Duro, apoyado por el teniente coronel Vives, que creo, en mayo de 1905, el real aeroclub de España.
A partir de los años 90 se convierten en un medio de publicidad importante para muchas empresas que optan por la utilización de globos como medio para realizar campañas de marketing y promocionar su marca.